Posts tagged ‘Julian Assange’

24/04/2014

El ‘arte’ de limitar la libertad de información

por OpCostaRica

Por Baltasar Garzón

Los ciudadanos de todo el mundo asistimos hace apenas unos meses con asombro a la revelación de la existencia de dos programas de vigilancia masiva de las comunicaciones por parte del Gobierno norteamericano. La justificación gubernamental estadounidense ante tal violación del derecho fundamental a la intimidad personal y familiar resultó previsible: los programas han sido eficaces porque han “prevenido muchos ataques terroristas”. Nunca se especificó cuáles fueron estas acciones, lo que obviamente produce en el ciudadano una sensación amarga, que aumenta su incredulidad.

En cambio, es menos previsible la respuesta que pueda dar el Gobierno en cuanto al caso Edward Snowden, exagente de la Agencia de Seguridad Nacional (ASN) y presunto whistleblower o denunciante de esta información.

Algunos de estos documentos filtrados indican que la ASN y el Centro de Inteligencia Británico (GCHQ) habrían espiado a Julian Assange y a Wikileaks. En este caso, la definición ha sido la de “actor foráneo maligno”, esto es, se le ha catalogado como una amenaza a la seguridad nacional. Wikileaks parece que ha sido espiada hasta el punto de monitorizar las entradas a su website y adquirir las direcciones de IP de los visitantes a la web. Otro de los documentos describe las presiones ejercidas por Estados Unidos a países aliados para tratar a Julian Assange como un delincuente. Esto, sencillamente, es inaceptable en un país democrático que se precia de aplicar el Estado de derecho.

Dispone el artículo 19.2 del Pacto de Naciones Unidas de Derechos Civiles y Políticos que “toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

La guerra contra el terrorismo no puede avalar la vigilancia de los periodistas y de los medios de comunicación

Los mismos derechos de naturaleza fundamental están recogidos en otros textos regionales de protección de los derechos humanos como son: el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH); el artículo 13 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos; y el artículo 9 de la Carta Africana de Derechos Humanos.

Su ejercicio puede estar sujeto a restricciones legales, que se consideran necesarias para asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás; y para proteger la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. Pero, como cualquier restricción, deben ser aplicadas en sentido estricto.

Lo que resulta de vital importancia es que en todos estos textos jurídicos la libertad de expresión y la libertad de información se regulan en un mismo artículo porque la primera es la base de la segunda y porque aquella no se puede ejercer sin esta.

Esto es, el acceso a la información es una conditio sine qua non para ejercer, de forma plena, la libertad de expresión así como otros derechos. Si uno no está informado, su opinión podrá ser válida, pero será incompleta o, cuando menos, distinta a aquella otra que expresaría de haber dispuesto de la información. Y ello tendrá repercusiones en otros ámbitos, como puede ser el ejercicio del derecho al voto.

De ahí que el Comité de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas haya declarado que la libertad de expresión y la de información son de suma importancia en cualquier sociedad democrática.

Estos derechos que, en teoría, se consideran tan arraigados en las sociedades democráticas occidentales son objeto de numerosas tensiones entre el Estado y los ciudadanos. En términos generales, existe una clara tendencia por parte de algunos Gobiernos a limitarlos. Esta predisposición se escuda en una interpretación amplia y muchas veces contra legem, de las restricciones legales a las que se han hecho alusión.

En este contexto, son varios los mecanismos desplegados: el más conocido es la “guerra contra el terrorismo” con el que se consigue justificar la supuesta protección de la seguridad nacional y la intromisión sistemática de los derechos y libertades de los ciudadanos, precisamente los dos que se alegan contra Assange y Wikileaks.

Resulta paradójico que tanto uno como otra estén siendo tratados como una amenaza y no como lo que son: un periodista y un medio de comunicación que ejercen el derecho fundamental de recibir y difundir información en estado puro, sin cortes ni censura, sin intereses partidistas de por medio, sin presiones económicas ni políticas. Es quizá este sistema el que causa miedo y preocupación por la falta de control que suponen

Las autoridades han tratado de evitar ser investigadas, no de amparar a la sociedad contra Julian Assange

Un ejemplo claro fue la publicación y difusión del vídeo del ataque aéreo estadounidense que causó la muerte de NamirNoor-Eldeen y SaeedChmagh, dos trabajadores de la agencia de comunicación Reuters en Irak. La agencia intentó infructuosamente conseguir el vídeo del ataque que finalmente se hizo público en Wikileaks desmontando la versión oficial del Pentágono al demostrar que se había tratado de una acción contra civiles.

La práctica de las autoridades americanas y británicas de investigar y espiar a Julian Assange, Wikileaks y a sus empleados no tendría como objetivo, por tanto, proteger la seguridad nacional, ni amparar a la sociedad ante una amenaza, sino defenderse ellos mismos de la posibilidad de ser investigados. En suma, se trata de proteger al Estado de sus ciudadanos.

En el procedimiento contra la soldado Manning, el fiscal declaró a efectos de la obsoleta, pero vigente Ley de Espionaje norteamericana, no hacer diferencia alguna entre una fuente que suministra información a WikiLeaks o la que proporciona a otro medio de comunicación, como el New York Times. En este sentido, cabe preguntarse: ¿Acaso también estamos ante una guerra contra la libertad de expresión y de información? ¿Ante una especie de tendencia o “arte” de limitar la libertad de información? Si fuera así y hay indicios de ello, estaríamos entrando en un terreno pantanoso del que será difícil salir indemne.

La respuesta debe ser firme: la guerra contra el terrorismo no puede legitimar, en modo alguno, el procesamiento de quienes publican prácticas ilegales o irregulares realizadas por quienes gobiernan. Tampoco puede justificar políticas de vigilancia a periodistas ni a medios de comunicación vulneradoras de derechos fundamentales ni, mucho menos, su procesamiento penal por ejercer un derecho fundamental propio de una sociedad democrática. Cualquier acción en este sentido deberá ser investigada hasta sus últimas consecuencias y sus autores imputados, por cuanto están contradiciendo el verdadero sentido del derecho a la información y el acceso a la misma, como pone de manifiesto el relator especial para la Libertad de Expresión e Información, Frank Larue en su informe general a la Asamblea General de septiembre de 2013.

Mientras tanto, próximamente, Julian Assange cumplirá dos años como refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres, gracias al asilo político conferido por el presidente Rafael Correa, sensible a los derechos humanos cuestionados y consciente del riesgo que aquel correría en manos norteamericanas. Esa decisión le ha enfrentado al poder más potente del mundo, pero los meses transcurren entre el autismo británico y la falta de respuesta de las autoridades judiciales suecas que quebrantan en forma flagrante los derechos de Assange, consumando una agresión oficial a un ser humano sin precedentes recientes.

Anuncios
23/02/2013

Internet, arma de grupos poderosos: Assange

por OpCostaRica

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, nos recibe en una oficina especial que la embajada de Ecuador en el Reino Unido ha habilitado para que dialogue con la prensa de cara a la publicación de su nuevo libro, Cypherpunks. La libertad y el futuro de Internet.

El pelo blanco y la piel casi traslúcida le dan un aire de albino insomne, pero los más de seis meses encerrado en la embajada y el más que incierto futuro ante la decisión del gobierno británico de no concederle el salvoconducto que le permitiría viajar a Ecuador, no parecen pesarle mucho.

Es cierto que tiene una aparentemente bien ganada fama de recluso y que en su pequeño cuarto en la embajada debe hacer lo mismo que hacía la mayor parte del tiempo en su vida libre: estar pegado a computadora e Internet. Es prácticamente imposible imaginar su vida sin la pantalla y el ciberespacio. Por eso mismo, su libro sorprende por partida doble. Según Assange, Internet puede hacer palidecer las peores pesadillas de control poblacional imaginadas en 1984, por George Orwell.

–Usted habla en su libro de Internet como posible amenaza para la civilización. Muchos piensan que es un arma para el progreso humano que ha producido, entre otras cosas, Wikileaks. ¿No es su interpretación un poco pesimista?

–No cabe duda que Internet ha dado poder a gente que no lo tenía al posibilitar el acceso de todo tipo de información a escala global. Pero al mismo tiempo hay un contrapeso de esto, un poder que lo utiliza para acumular información sobre todos nosotros y usarla en beneficio de los gobiernos y las grandes corporaciones. Hoy no se sabe cuál de estas dos fuerzas va a imponerse.

“Nuestras sociedades están tan íntimamente fusionadas por Internet, que se ha convertido en un sistema nervioso de nuestra civilización, que atraviesa desde las corporaciones hasta los gobiernos, desde las parejas hasta los periodistas y los activistas. De modo que una enfermedad que ataca este sistema nervioso afecta a la civilización en tanto tal. En este sistema nervioso hay vastos aparatos del Estado, principalmente, pero no únicamente de Estados Unidos, que operan para acaparar todo este conocimiento que Internet suministra sobre la población. Este es un problema que simultáneamente nos sucede a todos. Y se parece en este sentido a los problemas de la guerra fría”.

–Usted es muy crítico de Google y Facebook, que mucha gente considera como maravillosas herramientas para el conocimiento o las relaciones sociales. A esta gente en su experiencia cotidiana no le importa la manipulación que se pueda hacer con Internet.

–No les importa porque esta manipulación de información está oculta. Creo que en los pasados seis meses esto está cambiando. En parte por Wikileaks y por la represión que hemos sufrido, pero también por el periodismo y la investigación que se está haciendo. Google es excelente para obtener conocimiento, pero también está suministrando conocimiento sobre los usuarios. Google sabe todo lo que buscaste hace dos años. Cada página de Internet está registrada, cada visita al Gmail también. Hay gente que dice que no importa, porque lo único que quieren es vender avisos. Ese no es el problema. El problema es que Google es una compañía que está basada en Estados Unidos, sujeta a la influencia de poderosos grupos. Google le pasa información al gobierno de manera rutinaria. Información que se usa para otros propósitos más allá del conocimiento. Es algo que en Wikileaks sufrimos de primera mano. Es algo que le ha sucedido a muchísima gente.

–Pero a nivel de control de Estado hay usos legítimos de Internet para la lucha contra la pornografía infantil, el terrorismo, la evasión fiscal.

–Indudablemente hay usos legítimos y la mayoría del tiempo la policía los usa adecuadamente. Pero las veces en que no lo hacen, pueden ser terribles, aterrorizadoras, como está sucediendo en estos momentos en Estados Unidos. Hay una cuestión de soberanía que los gobiernos de América Latina deberían tomar en cuenta. Las comunicaciones que van de América Latina a Europa o Asia pasan por Estados Unidos. De manera que los gobiernos deberían insistir en que estas comunicaciones estén fuertemente encriptadas. Si un servidor de Internet de Brasil hace un acuerdo con uno europeo es importante que la información esté encriptada. Los individuos también deberían hacerlo. Y esto no es fácil.

–¿De qué manera un gobierno democrático o un congreso puede contribuir a preservar el secreto de las comunicaciones por Internet?

–Para empezar, garantizando la neutralidad del servicio. Igual que con la electricidad, no se puede negar el suministro basado en razones políticas; con Internet no debería existir esta posibilidad de controlar el servicio. El conocimiento es esencial en una sociedad. No hay sociedad, no hay constitución, no hay regulación sin conocimiento. En segundo lugar, hay que negarle a las grandes potencias y superpoderes el acceso a la información de otros países. En Argentina o Brasil la penetración de Google y Fracebook es total. Si los parlamentos en América Latina consiguen introducir una ley que consagre el encriptamiento de la información, eso será fundamental.

–Hemos hablado de la revolución de Twitter, pero en términos de medios más tradicionales, como la prensa escrita o la televisión, vemos que hay un creciente debate mundial sobre su lugar en nuestra sociedad. El cuestionamiento al poder de grandes corporaciones mediáticas, como el grupo Murdoch, o Berlusconi, en Italia, y las leyes y proyectos en Argentina o Ecuador para conseguir una mayor diversidad mediática, muestran un debate muy intenso al respecto. ¿Qué piensa de estas iniciativas?

–Nosotros hemos visto en nuestra propia lucha cómo el Grupo Murdoch o el Grupo Bonnier, en Suecia, han distorsionado deliberadamente la información que dan sobre nuestras actividades, porque sus organizaciones tienen un interés en el caso. Entonces tenemos por un lado censura a nivel del Estado y, por el otro, el abuso de poder de grupos mediáticos. Es un hecho que los medios usan su presencia para apuntalar sus intereses económicos y políticos. Por ejemplo, The Australian, que es el principal periódico de Murdoch en Australia, ha tenido pérdidas durante más de 25 años. ¿Cómo es esto posible? ¿Por qué lo sigue manteniendo? Porque es utilizado como un palo con el que golpear al gobierno para que ceda en determinadas políticas importantes para el Grupo Murdoch. El presidente Correa hace una diferencia entre la libertad de extorsión y la libertad de expresión. Yo no lo pondría exactamente así, pero hemos visto que el abuso que hacen grandes corporaciones mediáticas de su poder de mercado es un problema. En los medios, la transparencia, la responsabilidad informativa y la diversidad son cruciales. Una de las maneras de lidiar con esto es abrir el juego para que haya un incremento masivo de medios en el mercado.

La Jornada

02/12/2012

Assange: “Las comunicaciones de países enteros son interceptadas a diario”

por OpCostaRica

El fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, ha concedido una entrevista a RT desde la Embajada de Ecuador en Londres, en la que se encuentra refugiado desde el pasado 19 de junio. Entre otros asuntos, el periodista habla acerca del control de la Red y de las guerras virtuales.

Durante la entrevista Julian Assange comentó su nuevo libro, ‘Cypherpunks: libertad y el futuro de Internet’, que acaba de publicar conjuntamente con los ‘cypherpunks’, activistas especializados en criptografía informática. El ensayo está dedicado tanto a una serie de innovaciones relacionadas con Internet, como a los riesgos que corre cada usuario de la Red. Algunos de los principales, según Assange, provienen del uso de las redes sociales y del servicio Google.

» noticia original

25/11/2012

Cypherpunks: LA LIBERTAD Y EL FUTURO DE INTERNET

por OpCostaRica

Julian Assange
Con Jacob Appelbaum, ANDY MÜLLER Maguhn y Jérémie ZIMMERMANN

Cypherpunks son activistas que abogan por el uso generalizado de la criptografía fuerte (escrito en código) como una vía para el cambio progresivo. Julian Assange, editor en jefe de WikiLeaks y visionario detrás, ha sido una voz líder en el movimiento cypherpunk desde su creación en la década de 1980.

Ahora, en lo que seguramente será un libro nuevo de hacer olas, Assange reúne a un pequeño grupo de vanguardia pensadores y activistas de la primera línea de la batalla por el ciberespacio para discutir si las comunicaciones electrónicas se emancipe o esclavizarnos. Entre los temas que se abordan son: ¿Facebook y Google constituyen “la mayor máquina de vigilancia que nunca existió”, perpetuamente el seguimiento de nuestra ubicación, nuestros contactos y nuestras vidas? Lejos de ser víctimas de esa vigilancia, son la mayoría de nosotros colaboradores voluntarios? ¿Existen formas legítimas de vigilancia, por ejemplo en relación con los “Cuatro Jinetes del Infopocalypse” (lavado de dinero, las drogas, el terrorismo y pornografía)? Y no tenemos la capacidad, a través de la acción consciente y conocimiento tecnológico, para resistir esta marea y asegurar un mundo donde la libertad es algo que el Internet ayuda a llevar a cabo?

El acoso a Wikileaks y otros activistas de internet, junto con los intentos de introducir legislación anti-archivo de intercambio tales como SOPA y ACTA, indican que la política de la Internet han llegado a una encrucijada. En una dirección se encuentra un futuro que garantice, en las consignas de los cypherpunks, “la privacidad de los débiles y transparencia para los poderosos”, y en las otras mentiras una Internet que permite a las empresas estatales y grandes a descubrir cada vez más cerca de los usuarios de Internet al tiempo que oculta su propias actividades. Assange y su co-ponentes unpick las complejas cuestiones que rodean esta decisión crucial con claridad y entusiasmo atractiva.

» noticia original

16/10/2012

Basic solidarity in WikiLeaks & Anonymous.

por OpCostaRica

Mon Oct 15 04:19:15 UTC 2012
By Julian Assange

Freedom isn’t free, justice isn’t free and solidarity isn’t
free. They all require generosity, self-discipline, courage and a sense of perspective.

Groups with unity flourish and those without unity are
destroyed and replaced by those who have it.

Traditional armies gain unity through isolation, ritualized
obedience, and through coercive measures applied to
dissenters up to and including death.

Groups who do not have techniques of unity derived from
solidarity and common cause will be dominated by groups with coercive unity.

In the end it is the techniques of unity that dominate our
civilization. Unified groups grow and multiply. Groups which lack unity imperil themselves and their allies.

It doesn’t matter what principles a group espouses. If it
is not able to demonstrate basic unity it will be dominated
by alliances that do.

When a group grows large the public press becomes a medium through which the group talks to itself. This gives the public press influence over the groups self-awareness. The public press has its agendas. So do insiders who speak to it.

For large groups, group insiders who interface with the public press are able to lever themselves into a position of
internal influence via press influence.

Because Anonymous is anonymous, those who obtain this or other forms of leadership influence can be secretly decapitated and replaced by other interests.

This is exactly what happened in the Sabu affair. An
important part of Anonymous ended up being controlled by the FBI. The cooption of its most visible figure, Sabu, was then used to entrap others.

FBI agents or informers have subsequently run entrapment
operations against WikiLeaks presenting as figures from
Anonymous.

According to FBI indictments the FBI has at various times
controlled Anonymous servers. We must assume that currently
a substantial number of Anonymous severs and “leadership”
figures are compromised. This doesn’t mean Anonymous
should be paralyzed by paranoia. But it must recognize the
reality of infiltration. The promotion of “anonhosting.biz”
and similar assets which are indistinguishable from an
entrapment operations must not be tolerated.

The strength of Anonymous was not having leadership or
other targetable assets. When each person has little
influence over the whole, and no assets have special
significance, compromise operations are expensive
and ineffective. The cryptography used in Friends of
WikiLeaks is based on this principle while WikiLeaks as
an organization has a well tested public leadership cohort
inorder to prevent covert leadership replacement.

Assets create patronage and conflict around asset
control. This includes virtual assets such as servers,
Twitter accounts and IRC channels.

The question Anonymous must ask is does it want to be
a mere gang (“expect us”) or a movement of solidarity. A
movement of solidaarity obtains its unity through common value and through the symbolic celebration of individuals whose actions strive towards common virtues.

Assessing the statement by “@AnonymousIRC”.

In relation to alleged associates of WikiLeaks. It is
rarely in an alleged associates interest, especially
early in a case, for us to be seen to be helping them
or endorsing them. Such actions can be used as evidence
against them. It raises the prestige stakes for prosecutors
who are likely to use these alleged associates in a public
proxy war against WikiLeaks. We do not publicly campaign
for alleged associates until we know their legal team
approves and our private actions must remain private. This calculous should be obvious.

Several weeks ago, WikiLeaks began a US election related
donations campaign which expires on election day, Nov 6.

The WikiLeaks campaign pop-up, which, was activated weeks
ago, requires tweeting, sharing, waiting or donating once
per day.

Torrents, unaffected even by this pop-up remain available
from the front page.

These details should have been clearer but were available
to anyone who cared to read. The exact logic and number of
seconds are in the page source. We are time and resource
constrained. We have many battles to deal with. Other than
adding a line of clarification, we have not changed the
campaign and nor do we intend to.

We know it is annoying. It is meant to be annoying. It is
there to remind you that the prospective destruction of
WikiLeaks by an unlawful financial blockade and an array
of military, intelligence, DoJ and FBI investigations,
and associated court cases is a serious business.

WikiLeaks faces unprecedented costs due to involvement
in over 12 concurrent legal matters around the world,
including our litigation of the US military in the Bradley
Manning case. Our FBI file as of the start of the year
had grown to 42,135 pages.

US officials stated to Australian diplomats the the
investigation into WikiLeaks is of “unprecedented scale
and nature”. Our people are routinely detained. Our editor
was imprisoned, placed under house arrest for 18 months,
and is now encircled in an embassy in London where he has
been formally granted political asylum. Our people and
associates are routinely pressured by the FBI to become
informers against our leadership.

Since late 2010 we have been under an unlawful financial
blockade. The blockade was found to be unlawful in the
Icelandic courts, but the credit companies have appealed
to the Supreme Court. Actions in other jurisdictions are
in progress, including a European Commission investigation
which has been going for over a year.

Despite this we have won every publishing battle and
prevailed over every threat. Last month the Pentagon
reissued its demands for us to cease publication of
military materials and to cease “soliciting” US military
sources. We will prevail there also, not because we are
adept, although we are, but because to do so is a virtue
that creates common cause.

Solidarity.

Julian Assange
Embassy of Ecuador
London

» noticia original

19/08/2012

Discurso completo de Julian Assange desde la embajada de Ecuador en Londres

por OpCostaRica

“Yo estoy aquí hoy porque no puedo estar allí afuera con ustedes. Pero gracias por venir, gracias por su determinación y por su generosidad de espíritu. El miércoles por la noche, luego de que enviaran una amenaza a esta embajada y de que la Policía invadiera este edificio, ustedes vinieron para vigilar y trajeron consigo los ojos del mundo.

Dentro de esta embajada, después del ocaso, yo podía oír a los equipos de Policía entrando al edificio por las escaleras internas de emergencia. Pero yo sabía que habría testigos. Y esto es gracias a ustedes. Si el Reino Unido no contravino la Convención de Viena la otra noche fue porque el mundo estaba pendiente.

La próxima vez que alguien les diga que es inútil defender aquellos derechos que nos son tan preciados, recuérdenles su vigilia en la oscuridad ante la embajada de Ecuador y cómo en la mañana el sol salió en un mundo distinto, y una valiente nación latinoamericana se impuso por la justicia.

Así que, para estas valientes personas:

Le doy las gracias al presidente Correa, por el coraje que ha demostrado al considerar y otorgarme el asilo político.

Y le doy las gracias al Gobierno y al ministro de Asuntos Exteriores, Ricardo Patiño, quien defendió la Constitución ecuatoriana y su noción de los derechos universales en la consideración de mi caso. Y al pueblo de Ecuador, por apoyar y defender su Constitución.

Y tengo una deuda de gratitud con los funcionarios de la embajada, cuyas familias viven en Londres y me han demostrado hospitalidad y amabilidad, a pesar de las amenazas que recibieron.

El próximo viernes tendrá lugar una reunión extraordinaria de los cancilleres latinoamericanos en Washington DC para discutir esta situación. Y por ello estoy agradecido a las personas de los gobiernos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Brasil, Perú, Venezuela y de todos los demás países de América Latina que han salido a defender el derecho a asilo.

A la gente de los EE.UU., del Reino Unido, de Suecia y de Australia que me han apoyado, a pesar de que sus gobiernos no lo han hecho. Y a aquellas mentes brillantes en el Gobierno que todavía luchan por la justicia, su día llegará.

Para los trabajadores, los que apoyan y las fuentes de WikiLeaks, cuyo coraje, dedicación y lealtad no tienen igual.

A mi familia y a mis hijos a los que se les ha negado su padre, perdonadme, nos vamos a reunir pronto.

Y mientras WikiLeaks siga bajo amenaza, también lo estará la libertad de expresión y la salud de nuestras sociedades.

Debemos usar este momento para articular la oportunidad que tiene delante el Gobierno de Estados Unidos. ¿Volverá esta y reafirmará los valores en los que fue este país fundado? ¿O caerá en un precipicio, arrastrándonos a un mundo peligroso y de represión, en el cual los periodistas callan por temor a la persecución y sus ciudadanos tienen que susurrar en la oscuridad?

Yo digo que esto tiene que cambiar. Le pido al presidente Obama que haga lo correcto. EE.UU. debe renunciar a esta cacería de brujas contra WikiLeaks.

Estados Unidos debe archivar su investigación del FBI. EE.UU. debe prometer que no perseguirá más a la gente de WikiLeaks y a los que nos apoyan. EE.UU. se debe comprometer ante el mundo a que no se perseguirá a los periodistas por sacar a la luz los crímenes secretos de los poderosos. Debe detenerse esta persecución a los medios de comunicación, ya sea WikiLeaks o el New York Times.

La Administracion de los EE.UU. debe terminar su guerra contra los informantes. Thomas Drake, William Binney, y John Kirakou y otros heroicos informantes de los EE.UU. tienen que ser absueltos y compensados por el duro trabajo que realizaron como servidores del bien público.

Y el soldado que todavía sigue en una prisión militar en el Fuerte Leavenworth en Kansas, que fue encontrado por la ONU tras haber soportado meses de tortuosa detención en Quantico (Virginia) y que todavía tras haber estado 2 años en prisión tiene que ir a juicio, tiene que ser liberado. Y si Bradley Manning realmente hizo aquello de lo que se le acusa, entonces es un héroe, un ejemplo para todos nosotros y uno de los prisioneros políticos más famosos del mundo. Bradley Manning tiene que ser liberado.

El miércoles, Bradley Manning cumplió el día 815 de detención sin un juicio. El máximo legal permitido son 120 días. El jueves, mi amigo Nabeel Rajab fue sentenciado a 3 años de cárcel por un tuit. El viernes, una banda rusa [Pussy Riot] fue sentenciada a dos años por una ‘performance’ política. Hay unidad en la opresión. Tiene que haber una absoluta unidad y determinación como respuesta” – Julian Assange

» Tomado de RT

14/07/2012

Declaración a la prensa: Por Julian Assange, fuera de la Embajada del Ecuador

por OpCostaRica

Viernes 29 de junio, 16:00

Gracias por venir – Mi nombre es Susan Benn del Fondo de Defensa Julian Assange.

He hablado con Julian hoy y él está de buen ánimo. Él está muy agradecido por el apoyo mostrado a él por el pueblo del Ecuador y tantos otros de todo el mundo.

Ayer Assange se le entregó una carta del Servicio de Policía Metropolitana solicita que se entregue a la estación de policía de Belgravia, a las 11.30 de esta mañana.

Assange ha sido advertido de que debía negarse a cumplir con la petición de la policía. Esto no debe ser considerado cualquier signo de falta de respeto. En tanto internacionales como nacionales las evaluaciones de la ley de asilo en el Reino Unido tienen prioridad sobre las demandas de extradición.

Los problemas que enfrentan las Assange son serias. Su vida y la libertad y la vida y la libertad de su organización y aquellos asociados con él están en juego.

» noticia original

03/07/2012

El candidato de la oposición malaya cierra la serie de Assange: “La islamofobia es la política de EE.UU.”

por OpCostaRica

Julian Assange entrevista al líder de la oposición malaya, Anwar Ibrahim. Siendo un acérrimo rival del ex primer ministro Mahathir, Anwar fue detenido por cinco años acusado de abuso sexual. Como resultado de una campaña popular en 2004 su condena fue revocada.

» Ver Entrevista