Organización que patrocina a Yoani Sánchez participó en proyecto ZunZuneo

por OpCostaRica

La mayor organización de jóvenes cubanoamericanos fue un apoyo estratégico para el programa secreto del gobierno federal conocido como el “Twitter cubano”, y sirvió de pantalla a los contratistas de la USAID con potenciales inversores e incluso fueron empleados como consultores pagados, afirma hoy una nueva investigación de la agencia The Associated Press (AP).

Entrevistas y documentos obtenidos por la AP muestran que los líderes de la organización Raíces de Esperanza, fueron abordados por los organizadores del programa de la USAID, a principios de 2011 para que utilizaran el servicio de mensajes de texto, conocido como ZunZuneo, y discutieron cómo enmascararlo con manos privadas. Pocos o ningún inversionista estaban dispuestos a financiar en forma privada a ZunZuneo y los miembros de Raíces de Esperanza que lo hicieron terminaron abandonando la idea. Pero por lo menos dos personas en su Consejo de administración trabajaron como consultores, incluso mientras servían en una organización que se públicamente decía que se negaba a aceptar los fondos del gobierno EE.UU. y que se había distanciado de los grupos que lo hicieron.

La revelación podría tener amplias repercusiones para esta organización de cubano-americana, una de más visibles e influyentes según AP. Raíces de Esperanza fue un actor clave en la presentación en Cuba de la estrella del pop latino Juanes, en el 2009, y en la promoción de tecnología en la isla, evento utilizada para iniciar el proyecto ZunZuneo, una operación clandestina e ilegal del gobierno de los EEUU financiada por la USAID.

Sus líderes recientemente acompañaron a la bloguera cubana Yoani Sánchez a Washington, donde se reunió con el vicepresidente Joe Biden, afirma AP.

Chris Sabatini, director sénior de política en la organización empresarial estadounidense Americas Society/Council of the Americas, dijo que no le sorprende que los contratistas de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por su acrónimo en inglés) se hayan acercado a los líderes de Raíces de Esperanza sobre el proyecto ZunZuneo, dadas las grandes sumas de dinero que la USAID tiene disponible y el número limitado de grupos innovadores y expertos en tecnología que trabajan en temas sobre Cuba.

“Creo que se corrió el riesgo de contaminar al grupo, un grupo que creo que ha hecho un trabajo increíble, que ha cambiado la discusión y que movilizó a una nueva generación hacia un temario mucho más pragmático”, dijo Sabatini.

También llega en un momento delicado, afirma AP: la organización está tratando de ayudar a Sánchez a desarrollar un nuevo proyecto de medios en Cuba. El enlaces con el programa de la USAID podría hacer esa posibilidad más difícil, reconoce AP, pues es inevitable que Cuba vea en este esfuerzo el intento de EE.UU. de socavar el gobierno en la Isla.

Matt Herrick, vocero de USAID, se abstuvo de dar nombres de personas empleadas por su contratista, pero dijo que Raíces de Esperanza no aportó dinero ni firmó contratos relacionados con ZunZuneo ni con ningún otro proyecto. Documentos obtenidos por la AP, no obstante, reflejan una intensa participación de miembros de su junta directiva en determinados momentos.

Cuando se le preguntó si contratistas de la agencia habían hecho propuestas a los líderes de Raíces de Esperanza, Herrick se limitó a decir que “el proyecto buscó atraer inversiones privadas para financiar la iniciativa luego de que USAID dejó de aportar fondos, pero nunca se identificó la inversión privada”. El proyecto ZunZuneo dejó de funcionar en septiembre del 2012.

Una investigación de la AP publicada el 3 de abril reveló que el gobierno estadounidense había hecho lo posible por ocultar su papel en ZunZuneo. El programa, operado por la empresa Creative Associates Internacional, usó transacciones bancarias y redes de computadores del extranjero. Los documentos obtenidos señalan que los creadores de ZunZuneo procuraban promover el cambio de régimen en Cuba y emitieron mensajes con claras connotaciones políticas, críticos del gobierno de Raúl Castro, por más que el gobierno de Obama diga que el objetivo de la iniciativa era más bien neutral, asegura AP.

Después de la investigación de la AP, un panel del Senado pidió a USAID que entregue todos los archivos relacionados con ZunZuneo como parte de una revisión más amplia de los proyectos de la agencia dirigidos a la sociedad civil en todo el mundo. En vistas legislativas llevadas a cabo este mes, se debatió si USAID –cuya misión es supuestamente humanitaria– debería embarcarse en proyectos que parecen más dignos de agencias de espionaje como la CIA.

Raíces de Esperanza es una iniciativa surgida de una conferencia de la Universidad de Harvard en el 2003, lanzada por un grupo de estudiantes universitarios cubanoestadounidenses que manifestaron interés en conectarse con los jóvenes de la isla y ayudarlos a ganar peso. La organización creó en poco tiempo una red de más de 4.000 estudiantes y jóvenes profesionales de las mejores universidades del país.

En el 2009, la organización comenzó a enfocarse en promover el acceso a la tecnología en la isla, para lo cual se dedicó a recolectar teléfonos celulares y flash drives USB para enviarlos a Cuba, estrategia que contemplaba el “Plan para la democracia en Cuba”, contemplada por la administración Bush para el cambio de régimen en la Isla.
Entra Raíces en el ZunZuneo

Según AP, Raíces de Esperanza mantuvo distancia con los grupos de exiliados cubanos de Miami que reciben dinero de USAID como parte de una estrategia que busca generar cambios en la isla por vías que no pocas veces desembocan en la violencia.

En el 2011, sin embargo, el ejecutivo de Creative Associates, Xavier Utset, se puso en contacto con el entonces director ejecutivo de Raíces de Esperanza, y uno de sus fundadores, Felice Gorordo, para promover el proyecto de ZunZuneo.

Gorordo confirmó en una entrevista con la AP que se le había pedido que propusiese posibles donantes, pero dijo que no sabía cuál era el objetivo final del programa.

“Personalmente, pensé que tenía sus méritos. No era algo político. Buscaba promover información compartida”, manifestó Gorordo. “Pero no era algo viable porque era un proyecto del gobierno y nosotros no aceptamos fondos del gobierno estadounidense”.

Documentos y entrevistas indican que Gorordo habló del tema y ayudó a concretar encuentros entre contratistas y potenciales inversionistas privados. A mediados del 2011 las conversaciones se habían diluido y quedaba en claro que no había apoyo para el proyecto.

Mientras tanto, otros dos activos miembros de Raíces de Esperanza, Chris Gueits y Raúl Moas, comenzaron a trabajar para Mobile Accord, otro contratista del proyecto. Moas, quien es contador público, era un voluntario de Raíces de Esperanza que se sumó a su junta directiva en agosto del 2011. Gueits también estuvo en la junta directiva ese año.

Durante unos tres meses, Moas participó activamente en el programa de ZunZuneo, evaluó algunos de los ensayos con mensajes de texto del proyecto enviados a personas en la isla y entabló contactos con posibles inversionistas, según documentos. Moas y Raíces de Esperanza se abstuvieron de hablar para el artículo de AP. Gueits no respondió a numerosos pedidos de comentarios, pero mencionó su trabajo con Mobile Accord en dos redes de contactos profesionales. La AP envió mensajes telefónicos y correos electrónicos a Creative Associates y a Mobile Accord que no fueron respondidos.

Un informe interno del proyecto describe un viaje que Moas y Gueits hicieron a Denver para enseñar a un empleado de Mobile Accord cómo operar la plataforma de ZunZuneo.

“Raúl ha sido una incorporación fantástica al equipo”, dice otro informe del viaje, agregando que mientras un empleado de Mobile Accord estaba afuera, “Raúl tomó el control e implementó un plan que los tres habían elaborado”. Otro comentario de julio de ese año describe las conversaciones con Moas sobre las pruebas de mensajes de ZunZuneo.

Varios correos electrónicos enviados a Moas y representantes de Creative Associates, USAID y Mobile Accord mencionan problemas con el portal del programa y con el sistema de mensajes. Otro alude al salario de Moas en el mes de julio.

Lea el despacho completo de la agencia AP aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: