Quememos los colegios

por MajorTom

Un niño pequeño se pasa el tiempo mirando el mundo y preguntando incesantemente por qué. Tiene tanta hambre de saber como de Nocilla y chuches, y aprender le gusta tanto y le cansa tan poco como jugar. Por eso hay que asombrarse de la milagrosa eficacia de un sistema que, a pocos meses de reclutar a semejante esponja de conocimientos, a tal insaciable devorador de información, le convierte en un ser adocenado y aburrido que aborrece lo que le explican y salta de alegría cuando no hay clase.

etiquetas: educación, enseñanza

» noticia original (elperroflautareaccionario.wordpress.com)

fuente: Menéame: todas

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: